lunes, enero 29, 2007

Flérida, La Monja en Llamas.

Una vez conocí a una monja de nombre Flérida.
Esta santa mujer,
tras alcanzar un clímax religioso
en sus oraciones diarias,
tomaba entre sus manitas apasionadas su crucifijo
y ardía en llamas.